FÉLIX “LA SOMBRA” CARABALLO, DE “UNDERDOG” A ESTELARISTA





Por Damián Ferrer / La Esquina Neutral

De la nada salió para implantar respeto. Sin promotora, sin uniforme y sin muchas opciones de victoria, fue que Félix “La Sombra” Caraballo (8-0-2, 6 KOs), tuvo su primera experiencia en el boxeo de paga. “En marzo de 2014 nos llegó una llamada de Sammito Santana, diciéndonos que Luis “El Zurdo” Rosario, un peleador zurdo, de una gran carrera amateur, que ya contaba con récord de (2-0, 2 KOs), quien era el protegido de la promotora de la cartelera, se había quedado sin rival…que si deseábamos debutar ante él. Frankie Peña (antiguo entrenador de Caraballo) y nuestro grupo de trabajo lo consúltamos y decidimos tomar el combate ese mismo miércoles y la pelea era el sábado” nos dijo su actual entrenador José Luis “Joshi” Trabal.

“Decidimos hacer el combate porque ya Félix estaba preparándose para debutar ante un peleador que creo que se llamada Celier Castillo. La cosa es que Castillo de repente se desapareció y nos quedamos en el limbo. Decidimos que era ahora o nunca, ya Félix en aquel entonces tenía 27 años y no teníamos tiempo que perder, así que lo aceptamos. Félix no es un bebé, ya cuenta hoy con 30 años y creo que su edad en parte fue la razón por la cual se nos hizo difícil que un promotor confiara en él y lo firmara”, dijo el joven entrenador.


La pelea se dió ante Rosario y a pesar que Caraballo lo derribó en el primer asalto y que a Rosario se le descontó un punto en otro asalto, los jueces decidieron que el combate fue un empate. Bueno, bueno amigos, saquen sus calculadoras y anoten para ver como se logró un empate, luego de restarte un punto y recibir un “knockdown” en una pelea, que era de solo cuatro asaltos. Casi literalmente, los jueces vieron ganar a Rosario, hasta el asalto que cayó a la lona.

Así empezó todo, no sé si eso es empezar con el pie derecho o el izquierdo, pero a pesar del polémico empate, ya la “Sombra” empezaba a cubrir a prospectos cotizados del patio. Javier Bustillo, dueño de Universal Promotions, no tonto ni perezoso, firmó a Caraballo…pero le puso a otro rival duro en su segunda pelea, Juan Carlos Sepúlveda. Boxeador debutante, pero que recién había perdido en unas semifinal de unos “Golden Gloves” en los Estados Unidos. Otra vez tenía en contra casi todo Caraballo, pero en una pelea muy pareja, terminó en otro empate. “La pelea ante el “Zurdo” fue a muerte. Nadie le ha dado tan duro a Félix como lo hizo él. A pesar de lo duro que fue ese combate, por la caída y la deducción del punto a Rosario, sentíamos que ganamos. Con Sepúlveda fue muy pareja…siendo justo, el empate no le vino mal a ninguno. Pero dicen las malas lenguas que Sepúlveda luego de la pelea con Félix, no quiso saber más del boxeo, no ha peleado más desde ese combate, al parecer fue debut y despedida”., dijo Trabal.

Para hacerles el cuento largo corto, luego peleo con Rafael Colón, un debutante que la “Sombra” noqueó en el primer asalto y así apuntarse su primera victoria. Luego se le ofreció un combate ante el invicto Bryan Resto (2-0-1), quien contaba con tres peleas como profesional sin derrotas y todas estas peleas ante peleadores invictos. El combate se tomó y la “Sombra” noqueó en dos asaltos a Resto. Luego de esto, enfrentó a Joseph Mora (peleador de paso), Eliezer Agosto, peleador con récord negativo, pero duro de tragar, Miguel “Mikito” Soto y Luis Hernández. Boxeadores que en el papel, se suponía que Caraballo los derrotara, y así lo logró y por nocaut.

El 2017 empezó con un gran reto. Su nombre, Ricardo “Richy” Rodríguez. Peleador técnico con 8 victorias, 1 derrota y 5 nocauts. La pelea se firmó y se celebró en Mayagüez, área donde ambos reciden. Luego de un combate muy parejo, donde las “habladurías” más el buen boxeo de “Richy” parecieron sacar de plan y de ritmo a “Sombra”, este se apuntó un deslucido y cerrado triunfo por decisión unánime. La segunda pelea del 2017 fue la del pasado sábado. Ante el ponceño Edgardo “Egui” Laboy, quien contaba con un récord invicto de (12-0-1, 7 KOs) y rival que pondría a Caraballo, a su segunda pelea como estelarista en su pueblo Mayagüez. Laboy, un boxeador de buena técnica que está firmado con Miguel Cotto Promotions, no echó para atrás y aceptó el combate. En este combate, a pesar que Félix tenía problemas internos con su grupo de trabajo y que muchos conocedores lo veían perder ante Laboy, Caraballo sacó cría y logró hacer lo que pareció ser su mejor actuación profesional, apuntándose una cómoda victoria por decisión unánime.

Como ven, Félix “La Sombra” Caraballo, ha tenido que sudar bien sus pantalones para tener el respeto y el reconocimiento en el boxeo puertorriqueño. A pesar de tener todo en su contra desde su debut, supo como “agrandarse” en los momentos difíciles y salir con la mano en alto. No existe prospecto boricua con menos de 15 peleas, que haya enfrentado cerca de la calidad en rivales, que ha enfrentado Caraballo en solo 10 peleas. Estas historias con toques de “Cindirela”, son las que más me disfrutó en el boxeo. Nada me llena más, que ver a un boxeador que a puro mollero y cojones, se haya dado a conocer y respetar, aún teniendo en contra a fanáticos, promotores y jueces. Mis respetos a esos boxeadores que han forjado su carrera de esta forma, aún hayan conocido la derrota en el camino. No se quiten, el cielo es el límite.